Download PDF

Para resolver los mayores problemas que la comunidad internacional está enfrentando hoy en día, deberemos aprovechar todos los talentos. Mientras el mundo sigue lidiando con la pandemia de COVID-19 y la crucial crisis climática, el liderazgo y la participación plena y equitativa de las mujeres y las niñas en el ámbito científico y tecnológico son más importantes que nunca. Ha llegado el momento de reconocer las contribuciones de las mujeres en las áreas de la investigación y la innovación, destruir los estereotipos y erradicar la discriminación contra las mujeres y las niñas en la ciencia.

 

En todo el mundo, sólo el 33 % del personal de investigación está compuesto por mujeres. Además, reciben menos fondos de investigación que los hombres, y tienen menos probabilidades de lograr un ascenso. En el sector privado se observa una situación similar, las mujeres ocupan menos cargos directivos en las empresas y puestos técnicos en las industrias tecnológicas. Las mujeres representan tan sólo el 22 % de las y los profesionales que trabajan en el campo de la inteligencia artificial y el 28 % de las personas graduadas en ingeniería. Esta evidente subrepresentación de las mujeres limita nuestra capacidad para encontrar soluciones sostenibles e inclusivas a los problemas modernos y construir una mejor sociedad para todas las personas.

El año pasado, en el Foro Generación Igualdad, se lanzó la Coalición para la Acción sobre Tecnología e Innovación para la Igualdad de Género, que permitió reunir a los Gobiernos, las empresas del sector privado, el sistema de Naciones Unidas y la sociedad civil para asumir compromisos concretos con las mujeres y las niñas en los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés). Para 2026, la Coalición para la Acción apunta a duplicar la proporción de mujeres que trabajan en los campos de la tecnología y la innovación, y asegurar que las mujeres y las niñas participen plenamente en la búsqueda de soluciones a los problemas más grandes y complejos que nos aquejan.

fuente: https://www.unwomen.org/es/noticias/en-la-mira/2022/02/en-la-mira-dia-internacional-de-las-mujeres-y-las-ninas-en-la-ciencia

 Desde que comenzaron a entregarse en 1901, un total de 904 personas (además de 24 organizaciones) han recibido un Premio Nobel. De ellas, solo 51 son mujeres. Si nos limitamos a los campos científicos, la cifra es todavía inferior. En Física, Química y Fisiología y Medicina solo 19 mujeres han sido reconocidas con el galardón.  Y es probable que la mayoría de la gente solo conozca a una: Marie Curie. Por eso, coincidiendo con Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, hemos querido repasar los logros de todas ellas.

 

Marie Curie

No solo fue la primera mujer en ganar un Nobel, también es la única persona que lo ha conseguido en dos categorías distintas. Recibió el de Física en 1903, junto a su marido Pierre Curie, por su investigación de los fenómenos de la radiación. Ocho años después, en 1911, ganó el de Química, esta vez en solitario, por el descubrimiento de dos nuevos elementos químicos: el polonio y el radio. Curie no quiso patentar el proceso de aislamiento del radio para que toda la comunidad científica pudiera investigar libremente con este elemento.

 

 

 

Irène Joliot-Curie

 

La hija de Marie y Pierre Curie llevaba la ciencia en la sangre. Estudió Física y Química en la Universidad de París y recibió el Premio Nobel de Química en 1935, también junto a su marido, por sus avances en la síntesis de nuevos elementos radiactivos. Ambos trabajaron en las reacciones en cadena y establecieron los requisitos para la construcción de un reactor nuclear que utilizara la fisión nuclear controlada para generar energía con uranio y agua pesada.

 

Gerty Theresa Cori

Logró el premio en la categoría de Fisiología y Medicina en 1947 (fue la primera mujer en conseguirlo). Cori estudió Medicina en su Praga natal y pronto conoció a su marido, con el que realizaría la mayor parte de sus investigaciones, incluida la que finalmente les llevó a ganar el Nobel: el descubrimiento del mecanismo por el cual el glucógeno (un derivado de la glucosa) se convierte en ácido láctico en el tejido muscular y es resintetizado luego en el cuerpo y almacenado como fuente de energía.

 

 

 

 

Maria Goeppert-Mayer

Fue la segunda mujer, tras Marie Curie, en recibir el Nobel de Física (no lo consiguió ninguna más hasta el año pasado). Lo recibió en 1963 por desarrollar el modelo matemático de capas nucleares que permitió explicar la estabilidad de los núcleos atómicos llamados coloquialmente mágicos (por el número de partículas en el núcleo).

 

 

 

 

 

Dorothy Crowfoot Hodgkin

Fue una química británica que obtuvo el Nobel de Química en 1964 por su trabajo con técnicas de rayos X. Estudió en Oxford, especializándose en la cristalografía de rayos X y posteriormente se trasladó a Cambridge, donde trabajó con el científico irlandés John Desmond Bernal, uno de los más destacados especialistas en esta área. Hodgkin desarrolló la técnica de difracción de rayos X para aplicarla a la búsqueda de la estructura tridimensional exacta de las moléculas orgánicas complejas

 

 

Maria Goeppert-Mayer

Fue la segunda mujer, tras Marie Curie, en recibir el Nobel de Física (no lo consiguió ninguna más hasta el año pasado). Lo recibió en 1963 por desarrollar el modelo matemático de capas nucleares que permitió explicar la estabilidad de los núcleos atómicos llamados coloquialmente mágicos (por el número de partículas en el núcleo).

 

 

 

 

fuente: https://www.mujeresaseguir.com/social/noticia/1120384048615/19-mujeres-cambiaron-ciencia.1.html

 

Ahora, es difícil poner a la palestra a estas mujeres cuando reciben tan poca representación en general. En el sector científico-tecnológico, un 70% de los trabajadores son hombres, por lo tanto, el restante 30% son mujeres, y solamente un 8% de ellas ejercen cargos directivos. De esta forma se encuentran muchos retos a la hora de, por ejemplo, que las niñas se visualicen en estas carreras. Por este motivo últimamente se están impulsando proyectos como el de Mujer y nuevas tecnologías, de la Generalitat, donde se le da importancia a despertar las vocaciones científico-tecnológicas en las mujeres jóvenes.

Por último, esta era digital en la que nos encontramos tiene que ser aprovechada para combatir las desigualdades sociales, y se está haciendo a través de campañas que han sido popularizadas de forma internacional gracias a internet, como el #metoo, Black Lives Matter, o “Ennegrecer la Wikipedia”.

Pero ¿realmente es internet tan democrático como se dice?

A través del confinamiento hemos podido ver la brecha digital que sigue existiendo en Cataluña, donde no hay una igualdad de condiciones, en cuanto al acceso, el uso de la tecnología y el conocimiento que tiene cada persona. Todas aquellas personas que de normal son invisibilizadas se están quedando atrás, ya sea también por la parte económica que esto implica. Por ejemplo, en Cataluña alrededor de 130.000 hogares no disponen de acceso a la tecnología. Todas estas razones implican que aquellas personas que están creando los algoritmos, y la tecnología que usamos son basadas en búsqueda históricamente masculinizadas , por lo que es importante incidir en formaciones, políticas públicas y en compartir el conocimiento que tenemos para que todas las comunidades, de forma equitativa, puedan crear y compartir información, y que nadie realmente se quede atrás.

fuente: https://www.barcelona.cat/barcelonaciencia/es/noticia/mujeres-afrodescendentes-y-ciencia-cuantas-mujeres-afrodescendentes-siguen-siendo-invisibilizadas-en-el-mundo-cientifico-tecnologico_1003283

 

130 total views, 1 views today

0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.