Download PDF

Ante la imposibilidad de enviar a los 600 alumnos de primero de Bachillerato a EEUU y Canadá, ha financiado un programa a medida para ellos que impartirán el MIT y Cambridge

“Hay que suspender el programa y repatriar a los chavales”. Esta fue la dura decisión que tuvieron que tomar los responsables de la Fundación Amancio Ortega el pasado 21 de marzo, apenas una semana después de decretarse el estado de alarma, cuando tuvieron que contactar, uno a uno, con los 600 alumnos de primero de Bachillerato que tenían becados a lo largo y ancho de todo Estados Unidos y Canadá.

Tanto las autoridades españolas como las norteamericanas recomendaron suspender anticipadamente este programa de becas, uno de los mayores del mundo, dotado con un presupuesto superior a los 12 millones de euros. Así, el 25 de marzo pasado, 300 alumnos se subieron al avión que fletó la fundación para repatriarlos desde Toronto (Canadá) y otros tantos hicieron lo mismo en el aeropuerto de Dallas (Estados Unidos). Su aventura americana acababa de terminar.

EFE

Pero, en España, esperaban otros 600 alumnos que ya habían sido seleccionados para cursar, becados, el curso 2020/21 al otro lado del Atlántico. Inmediatamente, los responsables de la fundación se pusieron a analizar qué podían hacer, pero sus últimas esperanzas de mantener el formato que llevan realizando una década, y del que se han beneficiado ya más de 3.000 estudiantes, se desvanecieron cuando tanto Estados Unidos como Canadá paralizaron los procedimientos de concesión de visados.

Era finales de abril cuando se decidió cancelar la edición y empezar a trabajar en qué alternativa podían ofrecer a estos estudiantes, cuyos brillantes expedientes les habían hecho merecedores de una beca que cubre todo un curso académico en Norteamérica, haciendo frente tanto a los gastos educativos, como de estancia y manutención en familias seleccionadas, y los billetes. La primera luz apareció en mayo, cuando los responsables de la Fundación Amancio Ortega decidieron llamar a la puerta de dos de las universidades más prestigiosas del mundo: Cambridge y MIT (Massachusetts Institute of Technology).

RUTH UGALDE

Con la idea de ofrecer a los estudiantes un programa que, sin obstaculizar su ritmo de estudios en España, les permitiera alcanzar un nivel de inglés comparable al que habrían conseguido durante su estancia en Estados Unidos y Canadá (C1 y C2), y, al mismo tiempo, participar en una inmersión en materias científicas, matemáticas y tecnológicas, la fundación y estas dos instituciones se pusieron a trabajar en el diseño de un programa a medida, que se ha bautizado como Advanced Talent Training, y cuyo carácter pionero ha quedado subrayado por el hecho de que el MIT haya decidido supervisar el desarrollo del programa con fines de investigación.

Desde hoy, y durante todo este primer trimestre, los 600 alumnos becados participarán del programa hecho a medida para ellos por el MIT, que a través de clases, charlas, talleres y actividades en grupo, abordará temáticas como la inteligencia artificial, la exploración del espacio, la relación entre la música y la física del sonido o la creatividad matemática. Durante el segundo y tercer trimestre, tendrán un plan de formación de inglés que Cambridge ha elaborado de manera individualizada para cada alumno, en función de las necesidades de cada uno, y con el objetivo de que todos alcancen los citados niveles de C1 y C2.

EC/AGENCIAS

Como toda la enseñanza va a ser ‘online’, ya que estos programas los impartirán profesores de las dos universidades, la fundación también ha entregado a cada alumno un ordenador y una tarjeta de datos que garantice el perfecto desarrollo de las clases. Este programa de becas, además de la excelencia académica (todos los beneficiarios tienen una media superior a 9 sobre 10), tiene en cuenta los recursos económicos familiares, que pesan un 60% en la concesión de la beca. De hecho, la inmensa mayoría de los estudiantes son miembros de familias de clase media y media baja de toda España, ya que el único requisito geográfico que pone la fundación es que 100 de los 600 alumnos becados sean gallegos.

Ahora, el reto que tiene por delante esta institución es qué hacer con la convocatoria del próximo año, cuyo periodo de solicitud de becas se debería abrir ahora en octubre, pero debido a las incertidumbres que hay sobre la evolución de la pandemia, por el momento, sus responsables no puedan dar una respuesta.

Fuente: www.elconfidencial.com

72 total views, 2 views today

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*